Macabro asesinato de una mujer a un mes de la desaparición de su familia

Una mujer fue detenida por el hecho. Sospechan vínculos con algún rito de "magia negra".

Tras derribar la puerta, los detectives que ingresaron al departamento de Lira Facchin, la madre de Claudia Ercoreca, la mujer detenida este martes a la mañana en Santa Teresita tras casi un mes de desaparición, en un quinto piso en la calle Chacabuco al 300 de Ramos Mejía, encontraron una escena nauseabunda. Había claros signos de abandono, una total falta de limpieza. Facchin, con varios días de muerta, apareció en un colchón en el comedor, a pesar de tener dos dormitorios disponibles.

No hay una causa clara de muerte hasta el momento; el doctor Carlos Adrián Arribas, a cargo del caso y de la fiscalía de Homicidios en La Matanza, convocó a una junta médica que sumó a expertos de La Plata a los que practicaron la autopsia sobre el cadáver y que todavía prepara su informe final, a la espera de resultados de diversos exámenes histopatológicos. Arribas también pidió las historias clínicas de Facchin, en busca de información que ayude a la pesquisa.

Pero a pesar de la espera del informe final, hay conclusiones preliminares. Fuentes cercanas a la causa aseguraron a Infobae que el cadáver de la madre de Ercola presentaba avanzados signos de deshidratación y desnutrición. "Era una mujer con un cuadro médico que le impedía valerse por sí misma", aseguró a Infobae una alta fuente de la pesquisa: "Este estado podría haberla llevado a la muerte. Alguien permitió esto". También, hay una coincidencia más aterradora: la data de muerte por la cual se inclina la junta coincide con el testimonio de un portero vecino del edificio que aseguró ver a Claudia en la misma fecha, saliendo con dos bolsas de consorcio.

Este testimonio se volvió en la mayor prueba en contra de Ercoreca. De cara a esto, el fiscal Arribas la imputó por el homicidio luego de que fuese apresada: Claudia será trasladada por efectivos de la Policía Bonaerense con un comisario inspector a cargo para declarar en su despacho en San Justo mañana por la mañana.

Así, lo que parecía ser la desaparición de una familia se convirtió en una macabra trama de asesinato, con una causa en paralelo iniciada por averiguación de paradero. Ercoreca, de 39 años, fue detenida en Santa Teresita, a donde viajó con su marido, Cristian Germán Fitzi, nueve años menor y el padre de sus dos hijos, Athos y Boris. "Los encontramos porque una chica nos envío una foto por Facebook e inmediatamente avisamos a la policía de Santa Teresita", afirmó Jorge, padre de Fitzi a TN: "El 29 de diciembre mi ex esposa fue a visitarlos porque no respondían los llamados. Estaban en la casa. Mi nuera la sacó insultándola y a los gritos. Mi hijo con el bebé en brazos y con lágrimas en los ojos, no hizo nada. A raíz de eso mi hijo cortó el vínculo familiar y con amigos", aseguró.

El padre de Fitzi elevó otro punto inquietante: "A mi manera de ver se vincularon con gente extraña. Para mí estaban metidos en una secta o de una religión. Es una suposición, aunque ayer se allanó el domicilio de Germán y se encontraron un par de evidencias de que estaban metidos en algo raro". Días atrás, el fiscal Arribas allanó la casa de la pareja, cercana al Hospital de Niños de Isidro Casanova. Debajo de una escalera, se hallaron elementos propios de un rito umbanda en una suerte de altar. En el primer piso también apareció, asegura una fuente del caso, "un libro de magia negra".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído