Nisman: el fiscal general dictaminó que fue asesinado

Se trata del primer funcionario judicial que acepta la teoría del homicidio.

El fiscal ante la Cámara del Crimen Ricardo Sáenz afirmó ayer que el ex titular de la Unidad Fiscal AMIA, Alberto Nisman, fue asesinado en el baño de su departamento del barrio de Puerto Madero, el 18 de enero de 2015, y pidió que el caso pase a ser investigado por la Justicia Federal.
Así lo hizo el fiscal al presentar un dictamen ante la Cámara del Crimen, convirtiéndose en el primer funcionario judicial que argumenta a favor de la teoría del homicidio, tal como sostiene la familia de Nisman.
Más de trece meses después de que el ex fiscal fuera encontrado muerto, y luego de que la jueza Fabiana Palmaghini reiterara que todavía no hay pruebas como para hablar de un asesinato, el fiscal general consideró que "no caben dudas ya de que no fue Alberto Nisman quien disparó el arma que le dio la muerte".
Sáenz, uno de los organizadores de la marcha del 18F en homenaje a Nisman, se alineó en su dictamen con la querella encabezada por la magistrada de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, y pidió que se siga la hipótesis del asesinato en base a estudios periciales sobre la muerte y detalles de la escena.
Palmaghini había rechazado el pedido para declararse incompetente y remitir el caso a la Justicia Federal, al considerar que no había pruebas concluyentes para ratificar que se tratara de un homicidio o un suicidio, aunque las querellas apelaron a la Cámara del Crimen y ahora el fiscal dictaminó en coincidencia.
"El objeto procesal de esta causa hasta el momento lo constituye la hipótesis de que Alberto Nisman ha sido víctima del delito de homicidio", dijo Sáenz en su dictamen -no vinculante- al solicitar que la causa sea investigada en el fuero federal porteño.
Sáenz remarcó que Nisman investigaba el "mayor atentado" de la Argentina, por la voladura de la AMIA, y que su muerte tuvo lugar cuatro días después de su "gravísima denuncia" por encubrimiento de ese hecho.

El deseo de Lagomarsino
El técnico informático y ex colaborador de Alberto Nisman, Diego Lagomarsino, aseguró ayer que le "gustaría verle la cara" a la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fiscal fallecido, para que puedan "entenderse".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído