LMNeuquen policía

Pasaron 70 días y volvió a abrazar a sus hijos tras superar el coronavirus

Se trata de la mujer policía de Las Lajas que finalmente pudo volver a ver y abrazar a su familia. Los bomberos de la localidad desinfectaron la casa.

GUILLERMO ELIA - policiales@lmneuquen.com.ar

Laura está emocionada hasta las lágrimas porque volvió a abrazar, tras 70 días, a sus hijos y a su mamá. La mujer policía superó el temible coronavirus, que ya se ha cobrado más de 360 mil vidas en el planeta, y finalmente ayer, luego de la desinfección de la casa, pudo salir para ir al encuentro de sus afectos.

Te puede interesar...

Su caso es emblemático, porque fue la primera integrante de la Policía neuquina en contraer el virus en Las Lajas donde hubo varios casos al igual que en Loncopué. Ambas localidades permanecieron prácticamente aisladas durante 15 días.

La mamá de Laura, tiene 71 años e integra el grupo de riesgo de COVID-19, pese a ello se encargó de sus nietos por eso el reencuentro familiar genera muchas emociones, los abrazos parecen infinito y las lágrimas fluyen a la par de los suspiros de alivio, de fe, de creer que se puede salir, seguir, vivir. “Fue el mejor día de mi vida, el que tanto esperé para poder volver a abrazar a mis hijos, mis amores, por quienes doy la vida. Pasé 70 días sin verlos y muchas veces llegué a pensar que este día nunca llegaría”, contó conmovida la mujer, la madre, la hija, la policía.

Embed

Casualidad e insistencia

Laura tiene 37 años, trabaja en la Comisaría 27 de Las Lajas, y un compañero le alertó, a fines de marzo, que podía tener síntomas de coronavirus porque había perdido el olfato. "Yo nunca tuve fiebre, pero un compañero dijo en la comisaría '¡qué feo olor que hay!' y yo no sentía nada", recordó la mujer que tuvo que insistir para que en el hospital le hicieran un hisopado. Unos 10 días después, finalmente se lo hicieron y dio positivo. A partir de ese momento quedó aislada en la soledad de su casa. Su hija y su hijo se fueron a vivir con la abuela. Uno de los hermanos se encargaba de llevarle bolsas de alimentos que dejaba en el portón de la casa y ella las entraba siguiendo todo un protocolo de desinfección. “Durante esos días se me pasaron muchas cosas en la cabeza y tenía miedo no solo de lo que me pudiera pasar a mí sino también a mis hijos”, contó Laura a LMN.

Embed

Recuperada

"Estoy contenta porque ya no tengo que pedirle a Dios todas las noches para despertarme al día siguiente”, contó hace una semana Laura cuando la llamaron desde el hospital para confirmarle que ya no tenía el virus. A la mujer le practicaron dos hisopados la semana pasada. Cuando el primero le dio positivo se generó un estado ansiedad que pudo se calmado con la confirmación del segundo test.

sentenció la policía que pese a que le habían dado el alta, tuvo que esperar una semana más para que bomberos le desinfectara la casa y así finalmente reencontrarse con sus afectos. Ahora, iniciará el reclamo a la ART porque su cuerpo presenta secuelas tales como “afonía, malestar en la vista, tengo partes del cuerpo brotada, sigo con poco gusto y sin olfato”, detalló. Hoy, ya más tranquila y con sus hijos en casa, Laura afirma que “el mejor remedio fue mi familia, mis amigos, la gente que realmente me quiere. Ellos me ayudaron a salir de esto", concluyó la mujer que todavía no tiene definido cuándo se reincorpora a sus labores dentro de la fuerza.

Leé más

Las Lajas: el drama de la primera policía con coronavirus

Policía de alta: "Le pedía a Dios todas las noches despertarme al día siguiente"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario