Ayer a las 2:30, la funcionaria judicial atendió una llamada a su domicilio. Del otro lado del teléfono le anunciaban que su hijo estaba en poder de una banda de secuestradores, y que debía obedecer las instrucciones para “volver a verlo”. Enseguida constató que al final era todo mentira.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído