Un nene le disparó a ladrón que atacó a su mamá

Tiene 12 años y usó un viejo revólver de su bisabuelo fallecido.

BUENOS AIRES

Un intento de robo. El grito de una madre. El hijo de 12 años con un arma. Un viejo revólver calibre 32 con seis balas de capacidad en su tambor. Dos disparos. Un herido. Una locura... Todo eso ocurrió en un edificio céntrico de la ciudad de La Plata, muy cerca del Ministerio de Salud de la Provincia.

Un nene de 12 años que salió en defensa de su madre le disparó dos tiros en el rostro a un hombre que, pese a ello, logró escapar y, al cierre de esta edición, todavía se mantenía prófugo. El grave episodio de inseguridad se registró en la ciudad de La Plata, en las inmediaciones de la Plaza Moreno, según informaron fuentes policiales.

La víctima, cuyas iniciales son M.B., una empleada de 44 años, había abandonado por unos minutos el interior de su departamento, ubicado en un edificio de 17 entre 50 y 51, para sacar la basura. En eso estaba cuando, cerca de las 22 del miércoles, fue sorprendida por un sujeto mayor de edad que la amenazó con un arma. “Desconocemos todavía los motivos que tenía el hombre. No sabemos si la abordó con intenciones de robo o para propasarse. La mujer dijo que tenía cara de degenerado, aunque lo más probable es que quisiera ingresar a la finca con ella en lo que sería una típica entradera”, confió un jefe de la fuerza.

Lo cierto es que el agresor no llegó a hacer una cosa ni la otra, ya que la damnificada comenzó a gritar pidiendo auxilio y fue su hijo quien enseguida salió a la calle al darse cuenta de que ella estaba en peligro. El nene reaccionó enseguida y fue a buscar un revólver calibre 32 que estaba en la casa y que era propiedad de su fallecido bisabuelo, es decir, del abuelo de su madre. El chico abrió la puerta y sin dudar gatilló dos veces, ante la incredulidad del ladrón.

Escapó en auto

Los proyectiles (al menos uno de ellos) impactaron en el rostro del individuo, quien, herido, abandonó la escena a la carrera, para después subirse a un auto. La mujer, como otros testigos del hecho, refirió que el maleante “sangraba mucho en la cara, por lo que sospechamos que los tiros impactaron ahí”. De todos modos, el dato aún no fue cerciorado, ya que hasta anoche no hubo ningún ingreso a hospitales de la zona con heridos de dicha característica.

Minutos después se hicieron presentes agentes de la Comisaría Primera, al mando de Diego Galarza, y, siguiendo las órdenes de Carlos Gandolfi, de la Jefatura Distrital Centro, y de Diego Bravo, de la Jefatura Departamental La Plata, constataron que no había cámaras de seguridad en el lugar.

Por su parte, la fiscalía del menor tomó el caso y lo caratuló como “abuso de arma y lesiones”.

Menos mal que está a metros del ministerio...

Buenos Aires

También en La Plata, una comerciante decidió cerrar su kiosco, ubicado a cien metros del Ministerio de Seguridad, debido a que sufrió cuatro asaltos en tres años.

“No doy más, no se puede trabajar de esta manera, con nervios. Estoy cansada y no voy a esperar a que me peguen un tiro”, explicó la dueña del local. De esta manera, anticipó su decisión de “dedicarse a otra cosa” que la mantenga lejos de los ladrones de comercios.

Según contó, esta semana fue asaltada en su negocio, situado en la calle en 2, entre 49 y 50, a plena luz del día. El ladrón entró, la amenazó con un arma y cerró con llave la puerta para asegurarse de que nadie más ingresara al local. “Se tomó todo ese tiempo para volver después al mostrador, revisar lo que quería y llevarse la plata que había en la caja”. Una vez que tuvo lo que quería, el ladrón volvió a abrir el negocio y escapó corriendo. No le importó que a unos 100 metros de allí estuviera la sede del Ministerio de Seguridad de la Provincia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído