De Lifune al gol del ascenso a primera

Historia. Leandro Garate jugó en Rincón en la temporada 2017, en la que reforzó el equipo del Federal B, pero también actuó en la Liga local, con la que se coronó campeón y visitó la redacción de LMN. Tiene una hija neuquina. Ayer le dio el ascenso a Arsenal a la Superliga.

Fabricio Abatte

abattef@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén. El fútbol suele regalar historias increíbles, de película, con giros de 180 grados en las carreras de los jugadores. Ayer uno de los hombres del día fue el delantero de Arsenal Leandro Garate, quien con tu tanto de penal le dio el rápido ascenso al conjunto de Sarandí a la Superliga. El dato llamativo y que importa en la región es que se trata del mismo futbolista que hasta hace un año y cuatro meses jugaba en Deportivo Rincón y que se coronó campeón del torneo de la liga local en 2017 y llegó a las semifinales del Federal B (hoy llamado Regional Amateur tras la fusión con el Federal C).

En verdad, Garate arribó como refuerzo para ese último certamen al León procedente de Sandefjord de Noruega. O sea, la entidad neuquina lo repatrió de Europa a este atacante de 25 años nacido en Villa Constitución que hizo inferiores en River Plate. Pero no se le cayeron los anillos a la hora de jugar y mostrar su talento en el certamen doméstico, en el que se dio el lujo de dar la vuelta con su hermano Luciano, bajo la dirección técnica de Marcos González. Incluso, en los festejos posteriores a la conquista en cancha de Sapere, el hoy héroe del Arse estuvo en la redacción de LM Neuquén junto a sus compañeros cumpliendo el ritual de los campeones y prolongando el festejo en nuestra casa.

Respecto de su trayectoria, del Millo el goleador se fue libre a Tigre en 2013 donde debutó en la máxima categoría y anotó dos goles en 15 partidos. Ello le permitió mostrarse, y así llegó la propuesta noruega en 2015.

En Rincón de los Sauces el delantero es muy querido y allí tiene a sus suegros

Tras una temporada en el Viejo Continente, ¿qué lo sedujo para venirse de allá al Deportivo Rincón? “Me entusiasmó que se armara un plantel para pelear el ascenso al Federal A”, señaló en su momento el atacante a este diario. Fueron ocho las conquistas que logró en el elenco neuquino en 20 partidos. Un muy buen promedio. Su aporte fue valioso para la campaña que a punto estuvo de depositar al León en la gran final (cayó por penales en semis frente a Sol de Mayo). A principios de 2018 dio otro salto en su carrera y fue fichado por Atlético Brown, equipo que militaba en la B Nacional. Con esa casaca convirtió tres tantos en 27 partidos y Arsenal, que buscaba el retorno a Primera, puso sus ojos en él. Garate mostró su mejor versión en el Viaducto. Cuatro tantos en 14 encuentros y el de ayer, el que valió nada menos que un título y un ascenso.

"Lea es muy querido en el pueblo, estoy muy emocionado, somos amigos las familias". "Cuando vino a jugar a Rincón llegaba desde Europa y siempre mantuvo la humildad y la rompió”. Héctor Rueda el emblema, feliz por su ex socio en la cancha.

El ídolo Rueda, feliz por él

El máximo ídolo de Rincón, Héctor Rueda, forjó una linda amistad con Garate. Y ayer estaba emocionado el emblema del club neuquino por el logro de su compinche. “Hicimos una linda amistad, siempre estamos hablándonos con la familia entera. Las señoras se hicieron muy amigas. Fue emocionante verlo ahí. Como persona, un fenómeno, desde que llegó acá habiendo jugando en Europa, jamás se quejó de nada. Como amigo también y como jugador, ya sabemos. Estoy muy feliz, la luchó muchísimo. Sus suegros son de acá, es muy querido en el pueblo”, destacó. Garate dejó un gran recuerdo en Rincón de los Sauces. Y se llevó el cariño y una hija neuquina, Alegra.

4 Los goles de Garate en la campaña del Arse.

Llegó de Brown de Adrogué. Además jugó en Tigre, noruega e inferiores de River.

De caer con Cipo a subir a la Superliga

El fútbol siempre da revancha y sorpresas. Basta con recordar que a fines de mayo de 2018, hace menos de un año y días después de descender a la B Nacional, Arsenal fue eliminado por Cipolletti en los 32avos de la Copa Argentina en el Coloso de Ruca Quimey, la cancha de Alianza repleta de hinchas del albinegro. Aquel partido culminó 0 a 0 en los 90 reglamentarios y desde los doce pasos se agigantó la figura de Matías Alasia, hoy ex arquero del Capataz y especialista en penales, para dejar en el camino al equipo que ya era dirigido por el Huevo Rondina. Arsenal apostó por el mismo cuerpo técnico y concretó un rápido retorno a Primera División. En tanto, Cipo continúa sin pena ni gloria en el Federal A. Así es el fútbol señores. Pero hay revancha.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído