El presidente de Roca acusó a los jugadores de Cipo de hacer teatro y ahora pide disculpas

Tras el empate en el clásico, dos futbolistas de Cipolletti resultaron heridos por piedrazos que arrojaron desde la tribuna local.

El presidente del Deportivo Roca Jorge Escaris pidió disculpas públicas por sus polémicas declaraciones, luego de los incidentes que se desataron ayer, en los que resultaron heridos los jugadores Vera y Del Prete.

Ayer, el dirigente había acusado a los albinegros de "hacer teatro", cuando fueron agredidos y hasta deslizó que la dirigencia del Club Cipolletti había llevado a la hinchada visitante, a pesar de estar prohibido el ingreso de esa parcialidad.

Esta mañana, más tranquilo, Escaris se rectificó de sus dichos y pidió disculpas por todo lo sucedido. En diálogo con LU19, el presidente del club dijo que no había visto los incidentes porque estaba ocupado tratando de contener el operativo policial.

Además, calificó de "cobardes y cagones" a los violentos que arrojaron las piedras que hirieron a los jugadores. "Siento vergüenza de tener hinchas de la calaña que tenemos. Esos no son hinchas. Son cobardes y cagones", dijo.

"Esto nos hace mucho daño como institución, en lo económico y lo deportivo. Si la gente ya no nos acompañaba demasiado en la cancha nuestra, jugando en estadios vecinos va a ser peor", se lamentó Escaris.

Esos no son hinchas. Son cobardes y cagones (Escaris)

En referencia a los incidentes, el presidente naranja expresó que "no tienen explicación", porque el partido no daba para eso. "Yo me voy tranquilo porque el partido terminaba y no daba para que pasara nada. El que arroja las piedras es un cobarde que se escuda en la multitud", señaló.

Sin embargo, Escaris apuntó contra el operativo policial, que a su juicio falló "estaban más asustados que yo y no se animaron a hacer nada", dijo. En este sentido, el presidente del club remarcó que antes de que iniciara el encuentro, solicitaron que se sacara a los hinchas visitantes que ya estaban perfectamente identificados. "Cantaban, insultaban y esto incita a la violencia. Pero no se hizo nada", sostuvo.

"En ningún momento se dijo que se iba a abrir las puertas al público visitante. Cuando vendemos el boleto no sabemos quiénes son. En cambio, la Policía sí y acá es donde falla el operativo. "Esto es un paso atrás a la tan soñada vuelta del público visitante", expresó.

Santiago Caldiero también lamentó los incidentes

El presidente de Cipolletti también reflexionó acerca de lo sucedido y prefirió poner paños fríos ante las declaraciones de su par roquense. "No me interesa hacerle daño a un club colega", dijo y evitó seguir con las polémicas.

Santiago Caldiero dijo estar muy angustiado por la situación que se vivió y reconoció que este tipo de incidentes pueden darse también en la Visera. Sin embargo, aclaró que desde la dirigencia de ninguna manera manejaron las entradas para los hinchas cipoleños que se presentaron en el Luis Maiolino y que los asistentes "estaban en la cancha porque compraron sus tickets e ingresaron", aclaró.

Caldiero también apuntó contra el operativo de seguridad al señalar que "no se hace todo lo que corresponde. Uno paga un operativo pero sin embargo entra gente y nos responden que es mejor dejarlos entrar para evitar problemas", remarcó.

Weretilneck pedirá informes sobre el operativo

El gobernador Alberto Weretilneck se hizo eco de lo sucedido y expresó que pedirá un informe sobre el operativo de seguridad que se llevó a cabo, para analizar la responsabilidad de la Policía en la falta de contención para evitar incidentes.

En este sentido, fue contundente al expresar que es la fuerza de seguridad quien debe garantizar que no ingrese el público visitante en estos eventos para resguardar la integridad de los asistentes. Si hubo fallas en el operativo, se buscará a los responsables, aseguró.



Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído