LMNeuquen policía

Floyd y Facundo, dos víctimas del mismo método policial

El mundo mira con horror como la Policía de EEUU mató a un hombre durante la detención. En Neuquén, hay un caso casi idéntico donde dejaron a un joven postrado de por vida.

Por GUILLERMO ELIA - policiales@lmneuquen.com.ar

El mundo está impactado por la innecesaria violencia con la que la Policía de Minneapolis, Estados Unidos, redujo, inmovilizó y mató a George Floyd. La misma mecánica, quizás hasta más brutal desde lo visual, porque incluyó trompadas y patadas, que utilizó la Policía neuquina con Facundo Agüero en marzo de 2018 a quien no mataron, pero dejaron postrado en una cama. Los vicios y excesos de las fuerzas policiales parecen no tener fronteras.

Te puede interesar...

En los videos podrán observar que el método de reducción e inmovilización es calcado, al margen de los 10 mil kilómetros que separan a Neuquén de Minneapolis.

Para analizar el caso hablamos con varias fuentes especializadas y charlamos incluso con Adelina Rivas, mamá de Facundo.

Mecanismo de muerte

El médico forense Diego Marton, explicó que la posición de inmovilización que utiliza la Policía, más allá de ese fin, provoca una restricción del aire inhalado por la persona que está en el suelo, lo que puede derivar en la muerte o dejar graves secuelas.

“Se ve una presión que hace a la altura del cuello y que puede afectar la tráquea y el sistema vascular, pero la que más compromete la vida de la persona es la compresión torácica. Al estar sobre los pulmones, no permite la insuflaxión para ventilar todo el cuerpo, es decir no puede entrar todo el aire necesario. Esta presión sostenida durante unos minutos puede provocar la muerte o secuelas gravísimas”, explicó el profesional que tiene en su haber decenas de autopsias.

Respecto de este método de reducción e inmovilización, un integrante de la Policía neuquina explicó, bajo reserva, a LMN que “es una técnica del Krav Magá, que es el sistema de lucha y defensa que utilizan las fuerzas de seguridad israelíes. Acá solo se debería utilizar en casos de resistencia muy manifiesta donde haya un riesgo de vida para el personal policial, pero no debe ser sostenido. Solo se utiliza para reducir y esposar, no se debe sostener la presión”.

“Fue idéntico a lo que le hicieron a Facu”

Adelina Rivas, mamá de Facundo Agüero, se enteró de lo que ocurrió con Floyd porque le avisó su papá. “Es muy doloroso ver lo que le pasó a ese hombre, fue idéntico a lo que le hicieron a mi hijo. Facundo estuvo muerto (siete minutos) y el SIEN lo resucitó. A él le obstruyeron el aire y eso le provocó la lesión que lo dejó postrado (encelofatia hipóxico isquémico con trauma cráneo encefálico grave)”, detalló Adelina a LMN.

“Encima, la Policía también se encargó de ensuciar a la persona para justificar su accionar”, comparó la mujer los casos.

En la actualidad está con su hijo en Picún Leufú por el coronavirus. “Cuando surgió lo de la pandemia viajamos a Picún creyendo que íbamos a estar una semana y volvíamos a Neuquén a la casa que nos alquila el Gobierno para que estemos mientras Facu hace la rehabilitación, pero bueno todo se extendió y menos mal que nos agarró acá”, contó Adelina.

En la actualidad, “Facu mueve la cabeza, se ríe, llora, entiende lo que le decimos y se da cuenta de las cosas. Ahora quiere hablar. Lo motriz es lo que más ha tardado, pero un médico especialista que vive en España me dijo que tenga mucha paciencia que Facundo va a salir adelante”, explicó Adelina que lucha día a día por su hijo.

Las similitudes entre ambos casos

Floyd era un hombre adulto de raza negra, lo que en EEUU es un factor de riesgo, que fue detenido el 20 de mayo en un operativo en el que se sospechaba que había querido cometer una estafa, entregar un billete de 20 dólares, supuestamente falso, en una tienda de comestibles.

El hombre no presentó resistencia ante los cuatro policías que procedieron con el arresto y que lo trasladaron un par de metros para luego tirarlo al piso y reducirlo al lado del móvil. Uno de los policías, una vez que lo tuvo boca abajo en el suelo, le puso una rodilla en la zona del cuello y la otra en la espalda oprimiendo los pulmones, restringiendo así el normal ingreso de aire al organismo.

Floyd pidió que por favor lo dejaran respirar, imagen que grabaron al menos una decena de celulares de ciudadanos que observaban el accionar policial. Tras pasar varios minutos expuesto a esta mecánica, el hombre murió por asfixia de acuerdo a la autopsia.

Facundo Agüero, tenía 18 años, trabajaba en una cadena de supermercados y tenía problemas de adicción. La Policía lo detuvo el 8 de marzo de 2018 sospechado de haber robado en una tienda. Luego se comprobó que había comprado un perfume y hasta tenía el ticket.

Facundo-Agüero.jpg

El joven oriundo de Picún Leufú, de contextura delgada y menuda, estaba alterado por el consumo de cocaína y cuatro policías no supieron tranquilizarlo por lo que procedieron a reducirlo a los golpes. En el video se vieron las trompadas, patadas a la cabeza y el momento en que un policía, cuando lo tenían en el suelo, boca abajo y esposado, le pone una rodilla en el cuello y otra en la espalda, igual que a Floyd.

Cuando llegó la ambulancia, Facundo debió ser reanimado, el informe dio cuenta que estuvo 7 minutos muertos hasta que lo resucitaron. La falta de oxígeno al cerebro dejó secuelas.

De videos y mentiras

En Estados Unidos, los videos publicados en las redes obligaron a la Policía de Minneapolis a echar a los oficiales que intervinieron y dejaron detenido por tentativa de homicidio al policía Derek Cahuvin.

En Neuquén, la Policía comandada en ese entonces por Rubén Tissier, quiso tapar todo. Oficiales de alto rango de la fuerza salieron por los medios a contar que habían detenido a un delincuente que tras un robo que se había golpeado al caer de un techo.

La madre de Facundo desmintió esto, pero nadie la oyó. LMN investigó en silencio y el 4 de abril conseguimos y publicamos el video dónde se ve con claridad la violencia policial ejercida sobre Facundo. El ministro de Seguridad, Mariano Gaido, en ese entonces, ordenó que los destituyan.

La fiscalía avanzó sobre la causa y terminaron condenando a tres policías. A Romualdo Mardones Vázquez le dictaron una pena de dos años de prisión de ejecución condicional y al doble de inhabilitación.

En tanto, Pablo José Escudero y Lucas Exequiel Medina, recibieron penas de 7 y 3 años de prisión efectiva, respectivamente.

Lo cierto es que los policías podrán salir de prisión y seguir con sus vidas, pero Facundo es una vida en suspenso.

LEÉ MÁS

Por la golpiza a Facundo, dos policías irán a prisión

Dos policías condenados por la brutal golpiza a Facundo

Facundo Agüero deja el hospital y sigue rehabilitándose en una casa

EE.UU., en llamas: estrella de la NBA lideró marcha por crimen de Floyd

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario