Las tomaba como mozas y las obligaba a prostituirse

La Justicia federal clausuró un bar de copas y procesó a su dueño.

Buenos Aires.- Un bar ubicado en el barrio porteño de Recoleta fue clausurado y sus dueños son investigados por la Justicia ante denuncias de que obligaban a sus empleadas a prostituirse.

La investigación está en poder del juez federal Sebastián Casanello, quien además tiene en la mira a inspectores del gobierno porteño por el cobro de coimas para permitir el funcionamiento del local Stavros, ubicado sobre Vicente López 2229.

Sus dueños ya habían sido procesados por trata con fines de explotación sexual en la causa que se inició en marzo de este año tras la denuncia hecha por la madre de una de las víctimas que trabajó allí en 2013. Ella declaró que fue al local nocturno por un aviso de camarera y que Athanassopoulos le resaltó la importancia de atraer clientes. Por noche, trabajaban entre cuatro y seis chicas, aclara el expediente, donde quedó asentado que “los pases sexuales eran pactados allí, pero los encuentros íntimos se concretaban en albergues transitorios de la zona”.

Las chicas debían atender con poca ropa con el fin de “atraer clientes”. Los arreglos sexuales se hacían en el bar y los encuentros íntimos eran en albergues.

Otra de las mujeres que declaró en contra del local precisó que todas las mozas eran obligadas a usar poca ropa y ganaban cerca de $150 por noche. En tanto, el horario de trabajo era de 20 a 4, sin ningún franco establecido. Al principio, relató, le llamó la atención la actitud del resto de sus compañeras, aunque nadie le insinuaba nada. Después del cuarto mes, ella intentó renunciar y el dueño le ofreció atender en la barra por el doble de dinero. “¿Qué preferís: ganar $5000 por día o $5000 por mes?”, le dijo un día el Griego, quien había tenido sexo con todas las empleadas. Él le explicó que “al ser soltera” podía tener relaciones sexuales con “chicos lindos” que él le presentara. Ahí fue cuando la víctima comenzó a prostituirse bajo supervisión de Athanassopoulos.

La mujer denunció también que el dueño les ofrecía drogas para tolerar el trabajo y en su caso la hacía figurar como encargada. Su límite fue cuando debió acostarse con el jefe de la Comisaría 19 para “evitar problemas legales” y clausuras.

El local había tenido denuncias de la ONG Fundación La Alameda. Casanello, además del proceso, le trabó un embargo a la pareja por 500.000 pesos.

Investigan si había explotación sexual en La Mansión

La causa por supuesta trata de personas que se había abierto contra el dueño de una lujosa casona del barrio Villa Belgrano, al noroeste de la ciudad de Córdoba, ahora pasará al fuero provincial para que se investigue el supuesto delito de facilitación a la prostitución. El fiscal federal N° 2, Gustavo Vidal Lascano, confirmó que finalmente se descartó la denuncia primaria que desencadenó el operativo del viernes pasado y que daba cuenta de que una adolescente de 15 años, hermana de la pareja el dueño, era sometida en esa vivienda. En la casa conocida como La Mansión se desarrollaban fiestas privadas, en especial despedidas de solteros, con pileta climatizada que se promocionaban vía Facebook.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído