“me río mucho de las cosas que me pasan a mí”

dalia gutmann. Cosa de minas. La comediante regresa el sábado, a las 21:30, al Teatro Español para presentar su unipersonal en el que, con humor, explora el universo femenino.

Ángeles nieto
nietoa@lmneuquen.com.ar

Cualquier parecido con la realidad no es ninguna coincidencia. Dalia Gutmann es lo que muestra, no se reserva secretos. La mujer que el público ve arriba del escenario es exactamente la misma que se reparte todos los días entre el teatro, su programa de TV y la vida doméstica, que incluye ser madre de dos hijos y esposa.
Por eso, mientras se dispone a hablar de su espectáculo Cosa de minas, la además locutora no teme admitir –tras pedir cinco minutos– que está ultimando los detalles con el plomero antes de salir de gira, o en bromear que su marido Sebastián Wainraich “medio que se hace el boludo” con las cosas de la casa. Y no tiene problema en decirlo, porque lo que mejor le sale es reírse de ella misma, algo que quedó demostrado en los casi cuatro años que lleva haciendo su unipersonal.
Luego de una primera exitosa visita en mayo de 2014 con Cosa de minas, Gutmann regresa con una versión renovada del show, en el que se introduce en el vasto universo femenino, a través del humor.

Hacés Cosas de minas, pero además tenés otro espectáculo que se llama Cosa de mamis. ¿Por qué desdoblarte?
Me pasó que durante mucho tiempo en el show hablaba de temas de mamis y las que no lo eran, sentía que se quedaban un poco afuera. Porque cuando sos mami tu tema favorito es la maternidad, pero cuando no lo sos te rompe las bolas que te estén hablando de esas cosas. Igual fue algo que quise hacer en ese momento, porque tengo dos hijos chiquitos, y es un show muy específico que fue muy lindo. No sé si lo volvería a hacer, aunque le fue muy bien al show.
Además estás haciendo un programa de televisión que se llama Tipo de minas. Encontraste en el universo femenino como varios lugares por donde moverte.
La verdad que sí, es un tema que cada vez me fue enganchando más. Como que cada vez empecé, no voy a decir a estudiarlo porque suena muy académico, pero es un tema al que cada vez le doy más bola. Estoy aprendiendo un motón, aparte como es medio inagotable lo que tiene que ver con las minas, siempre tenés mas cosas para escribir y para investigar. Es un lugar donde me siento cómoda.

¿Te considerás feminista?
Soy defensora del género, pero no soy de esas minas enojadas con el género masculino; ni a palos. Viste que está la que se planta y habla del hombre como si fuera un enemigo, y yo no, para nada. Sí creo que durante muchos años, muchas mujeres dedicaron su vida a los hombres y resignaron tal vez su propia felicidad para que sus maridos sean felices. Y lo que pasa hoy es que la generación que viene está mas avivada, tiene más ganas de ser feliz y no estar todo el tiempo al servicio del otro, sino de una misma. Es como que hay un cambio y entonces está bueno verlo, hablar en voz alta de lo que nos pasa. Pero sin ponerme en lugar de víctima. Por eso cuando se dice “feminista” pareciera que quiero luchar con una pancarta, y la verdad que no, yo estoy bien, adoro a los hombres, adoro a mi marido, pero también quiero ser feliz. Todo eso.

O sea que los hombres pueden ir tranquilos a verte.
En los shows lo que hago no es que hablo mal de los hombres. Me gasto mucho a mí misma, más que nada. En el show me burlo bastante del género femenino en general,  pero con amor. Aunque no hablo tanto de estereotipos, sino más que nada de las cosas que me pasan a mí. De hecho a veces me dicen: ‘hablá más de las minas que estamos solas’, pero no hablo de cosas que no me pasan.

Dejaste AM y empezaste con el stand up. ¿Es el teatro tu lugar?
En AM la pasé muy bien. Fue una etapa superlinda. Después sentí que me tenía que ir por varias razones, porque AM empezó a ir por otros caminos donde no sé manejarme, que es más el mundo del espectáculo y etcétera. Y sí siempre desde el teatro traté de mantener laburos que tengan que ver conmigo, donde me sienta funcional. Quedan un motón de cosas para hacer y todo el tiempo estoy probando y aprendiendo. No sé en qué derivará, pero estoy en movimiento constantemente.

¿Parte de eso es el programa de entrevistas?
El Canal de la Ciudad es un canal que me gusta mucho. Tiene un ritmo muy distinto a los canales de aire. No me siento muy identificada con lo que veo en tele. Siento que no hay muchas referencias de mujeres normales. Siempre son como locas o muy pasadas de rosca, y la verdad tengo ganas, con este programa, si bien trato de que sea divertido, de mostrar a una mujer más real. Trato de hacer charlas como las que tenemos con nuestras amigas de verdad. Porque las mujeres pasamos por todos los temas y trato de mostrar eso, que somos mucho más de lo que se cree.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído