El clima en Neuquén

icon
12° Temp
66% Hum
La Mañana Javier Milei

La tierra prometida de Javier Milei

El próximo gobierno anuncia un difícil período de estanflación, con la promesa de un éxito económico sin precedentes en el largo plazo. ¿Le tendrán paciencia los electores?

La humanidad atesora la bella y apasionante historia de cómo Moisés condujo con gran valentía y determinación al pueblo judío hacia la tierra prometida por Dios. Y de cómo, para soportar el periplo de 40 años de privaciones y dificultades, Moisés logró mantener unido y convencido a su gente en base a dos premisas:

En primer lugar, el pueblo estaba unido por el espanto a la cruel tiranía egipcia.

Fue indispensable, además, el eficaz liderazgo que Moisés ejerció sobre su pueblo. Como solo él había tenido diálogo directo con Dios, se requería de mucha habilidad para convencer a su pueblo de que la aparición de un arbusto ardiente que le hablaba y la idea tierra prometida no habían sido producto de su imaginación. Aquí aparece el segundo componente para el éxito del éxodo Judío: La habilidad del profeta, que no es ni más no menos aquel que promueve la fe -Creencia y esperanza personal en la existencia de un ser superior que generalmente implica el seguimiento de un conjunto de principios religiosos, de normas de comportamiento social e individual y una determinada actitud vital, puesto que la persona considera esa creencia como un aspecto importante o esencial de la vida.-

Este relato bíblico guarda gran semejanza con el presente argentino por varias razones.

Curiosamente, en el año 2021, Javier Milei comenzó un extravagante proceso de reconversión religiosa, que inició con la lectura del Torá y el Talmud, con el acompañamiento del Rabino Simón Axel Wahnish. El primer acto simbólico de Javier Milei, luego de ser electo presidente de los argentinos, fue tomar un largo vuelo hasta New York para visitar la tumba del Rabino Menachem Mendel Schneerson, a quienes muchos consideran un Mesías.

Como Moisés, Javier Milei inicia el éxodo con un pueblo que huye de la excesiva e ineficiente intervención estatal. Anuncia que en algunas décadas seremos un país del primer mundo como Estados Unidos, Alemania o Irlanda, pero que, para llegar hasta la tierra prometida, primero debemos recorrer un duro camino, que inicia el 10 de diciembre con una serie de reformas del Estado que, inevitablemente, nos hará pasar por un desierto de privaciones.

Javier Milei viaje a EEUU.jpg

Como si se tratara de los diez mandamientos dictados por Dios y escrito sobre piedra, Milei profesa el “no gastarás”, junto con una serie de normas económicas impulsadas por los ideólogos del liberalismo-libertario, quienes idolatran un ser superior llamado “libre mercado”, que al igual que Dios, acomoda a los seres humanos a través de una “mano invisible”.

Como hace aproximadamente 35 siglos, nuevamente el espanto por lo conocido y la fe por lo desconocido aparecen como motores del cambio de un pueblo.

El éxodo Argentino

Milei sostuvo: “Va a haber una estanflación, porque cuando hagas el reordenamiento fiscal eso va a impactar negativamente en la actividad económica. Por eso digo que la única billetera que va a estar abierta es la de Capital Humano para dar contención a los caídos. La inflación tiene que ver con lo que vos hiciste en política monetaria hace 24 meses y eso ya fue decidido, ya fue hecho. La política monetaria actúa con rezagos”.

¿Qué es la estanflación? Sin dudas una de las palabras mas horribles del diccionario, que define un período económico marcado por la inflación en combinación con estancamiento y depresión económica.

Surgen dos preguntas fundamentales:

En primer lugar, ¿será el pueblo argentino tan tolerante como el mítico pueblo judío?

Está claro que la tolerancia de los argentinos está muy lejos de soportar 40 años de desierto y privaciones. La sociedad moderna es ansiosa y busca resultados rápidos y con suerte le otorgue a Milei una “luna de miel” un poco más larga de lo usual, hasta llegar a un máximo de 2 años y las primeras elecciones legislativas, en virtud de la profundidad de los cambios propuestos. Ese es el tiempo que tendrá Milei para bajar la inflación de manera contundente y conseguir que la actividad económica empiece a florecer. De lo contrario, su poder electoral se verá fatalmente diluido.

Javier Milei JL Espert.jpg

En segundo lugar: nos preguntamos si el experimento liberal-libertario al que Milei nos conduce, tendrá resultados positivos, ¿o en vez de una tierra prometida nos conducimos a un peligroso precipicio?

Se espera que la lógica mediante la que las fuerzas del Estado intervienen en las distintas áreas de la vida cotidiana cambie por completo la fisonomía de nuestro país hasta una metamorfosis económica.

No es exageración: Javier Milei se autoproclama el “primer presidente liberal-libertario de la historia de la Humanidad”.

Pareciera que nuestro país será un experimento de corrimiento del Estado respecto de la vida de los argentinos y realmente no sabemos qué va a pasar. Vendríamos a ser algo así como los “conejillos de indias” del liberal-libertarismo. El propio Milei confesó luego de una reunión por Zoom con Kristalina Georgieva: "Fue excelente, no pueden creer lo que vamos hacer", en referencia a que el ajuste que planea Milei es mucho más profundo que lo que plantea el FMI. Siguiendo con las analogías religiosas, Milei es más papista que el Papa.

El comportamiento de la oposición

En los días previos a la asunción del nuevo presidente, el kirchnerismo parece no mostrar resistencia alguna al cambio, tal vez entendiendo que su tiempo en el poder ha finalizado, o quizás con la esperanza de que el próximo gobierno sea tan malo que el pueblo les pida que por favor regresen en cuatro años.

Quien lanzó una advertencia digna de ser ponderada fue el gobernador reelecto de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, quien en el congreso de la Unión Industrial Argentina (UIA) explicó: “No alcanza con el orden macroeconómico, por supuesto que es importante, pero hay regímenes macroeconómicos que favorecen -a través del crédito, de la tasa de interés, a través del costo de la energía- a la industria y regímenes o entornos macroeconómico que aun siendo estables son desfavorables para la industria. La convertibilidad, por ejemplo, fue estabilidad macroeconómica, pero la tasa de interés era del 20% en dólares, eso generó una desindustrialización muy fuerte

Pasado, presente y futuro nos invaden con innumerables historias y posibilidades que van desde la tierra prometida hasta un “industricidio”. La trama real de nuestra historia, empezará a reescribirse en tan solo una semana, el próximo 10 de diciembre.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario