El clima en Neuquén

icon
Temp
84% Hum

Noelia Marzol: "Marley y yo somos igual de torpes y nos reímos juntos"

Sin filtro. Bailarina, actriz y a esta altura, ya en la cuarta temporada, coequiper de Marley. Su agradecimiento a él y una graciosa anécdota de cómo la eligió.

Por Paula Bistagnino

Ya va más de una década desde que Noelia Marzol llegó a la escena artística y mediática argentina, y aunque muchos no lo saben, esta ya es su cuarta temporada acompañando a Alejandro “Marley” Wiebe en su también clásico programa de entretenimientos familiar Minuto para ganar –lo hizo tres temporadas, de 2011 a 2013-. “Ahora me convocaron directamente, pero aquella vez Marley me eligió en un casting y me bancó para que pudiera estar. Yo le estoy siempre agradecida”, dice la rubia, que además arrancó el año con todo, porque también hace teatro todas las noche con Bien argentino, una gran producción con humor y danza en la que se luce como bailarina junto a Marcelo Iripino, Ángel Carabajal, Lourdes Sánchez, Celeste Muriega y Adabel Guerrero. “Estoy empezando con mucho trabajo y eso se agradece siempre. Porque esta es una carrera que tiene muchos altibajos y baches. Si bien desde que empecé siempre tuve suerte y no me puedo quejar, soy consciente”, comenta.

Te puede interesar...

—Volver a Telefe, además con Marley…

Claro, porque la exposición que te da un programa así es otra y eso en general trae otras cosas. Así que muy feliz. Porque pensaron en la misma dupla para la cuarta temporada y porque también coincidió que yo estoy en Buenos Aires haciendo temporada de teatro.

—¿Es cierto que Marley te eligió por tu torpeza?

La primera vez me eligió en un casting (se ríe). Fue así: yo estaba trabajando con Carmen Barbieri y me vine a Buenos Aires para hacerlo. Y apenas entré me tropecé. Y ya directamente ahí Marley me eligió sin que dijera ni una sola palabra. Pero después estaba el problema de que el canal no quería que fuera rubia la secretaria. Y entonces él me llamó, como por fuera, y me dijo: “¿Por qué no te teñís de morocha y venís y hacemos el programa así?”. Y lo hice, fui, grabamos el piloto y así convencimos a la gente de Telefé. Y empezamos. Después, al tiempo, volví al rubio.

—¿Y es verdad que sos tan torpe?

Sí, soy torpe para la vida normal. Por ejemplo ayer, en el saludo final del teatro, me resbalé con una papel que había en piso y casi termino desparramada. Soy de chocarme cosas. Ando siempre con moretones y la gente creo que es por las boleadoras –destreza que hace en el teatro- y no, es porque me choco cosas. Obviamente que cuando tengo que hacer una coreografía, ensayo y estoy concentrada. Y tengo la destreza física para el baile, porque además bailo desde los cuatro años. Pero cuando no estoy en el escenario o e cámara, ufff, muy torpe.

—¿Y Marley se ríe de sí mismo así como se lo ve? ¿Cómo es la dinámica?

Sí, Marley es increíble y nos divertimos mucho, Pero fue así desde el día uno. Desde el minuto uno en que yo entré al programa él me dejó “delirarlo”, por decirlo de alguna manera. Así como el me gasta yo lo cargo a él. Por eso me sentí siempre tan cómoda y libre de trabajar con él. Porque no cualquiera se deja decir cosas o hacer chistes. Hay una base de cariño y respeto que nos permite jugar y bardearnos sin ofensas.

—En aquel momento dijiste “Marley me salvó”. ¿De qué te salvó?

Es que en aquel momento yo estaba en la revista con Carmen Barbieri y me quería ir de ahí, porque había situaciones que no estaban buenas. Nada. Algo que ya salió. Pero yo estaba incómoda y por eso me había venido a Buenos Aires en plena temporada a hacer el casting.

—Siempre fuiste más bien de huir de los escándalos. ¿Cómo lo manejás?

Nunca me hallé en ese lugar de la pelea. No es un lugar cómodo para mí en general. A mí en mi familia siempre me inculcaron que uno tiene que hacer lo mejor y progresar en lo suyo sin mirar al costado. Y yo venía de estudiar en una universidad de arte como es el IUNA y con Ricky Pashkus en el ballet de Julio Boca… Para mí la competencia va por otro lado. No quién tiene la mejor cola, o si sos más pechugona, o si lo que sea. Yo me quiero destacar por lo que hago, por mi trabajo, por ser profesional. Alguna vez puedo haber caído en eso porque a veces te calentás y hablás. Pero trato no engancharme.

—Hay muchas bailarinas o vedettes que llegan rápido. ¿Te topaste con prejuicios y tuviste que sacar el título?

Sí, un montón de veces. Y me pasa que me digan: “Ah, pero mirá el talento que tenés”. Porque sí, porque como salís en bikini en la foto creen que es todo lo que sabés hacer. A veces me molesta más y a veces me molesta menos. Pero después de estos años me di cuenta de que es parte del juego y que cada uno se quede con lo que quiere.

—Saliste a apoyar a Geraldine Neumann en su denuncia contra el chef Ariel Rodríguez Palacios, aunque aclaraste que sufriste maltrato y no acoso. ¿Tuviste muchas situaciones en los medios?

Sí, claro, las mujeres estamos todas expuestas a situaciones de acoso. Y no sólo en los medios. En el médico, en la oficina, todo el tiempo. Creo que por suerte ahora menos porque estamos más conscientes. Y sí, he pasado por muchas situaciones y me he bajado de trabajos por no aceptar propuestas, digamos, más sexuales. Son situaciones que no están buenas, que me molestaron en su momento y que hoy no dejaría pasar de la misma manera. Y ese me parece el logro de todo este debate: las mujeres estamos paradas en otro lugar y ya nada es igual.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.2631578947368% Me interesa
59.649122807018% Me gusta
5.2631578947368% Me da igual
26.315789473684% Me aburre
3.5087719298246% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario