Tres presos se fugan de la comisaría por la puerta, caminando

Uno, acusado de homicidio, los otros dos, de robo a mano armada. Como hay sospechas de que la Policía les dio una mano, separaron a cuatro efectivos.

Buenos Aires
Tres presos que estaban detenidos en la Comisaría Primera de Monte Grande, al sur del GBA, se fugaron ayer a la madrugada. Desde el momento en que se conoció el hecho, investigan si contaron con la complicidad de cuatro efectivos que se encontraban en el lugar, que ya fueron separados de sus puestos.

La fuga ocurrió en las primeras horas de ayer, alrededor de las 4. Según trascendió, los tres presos lograron escapar de la seccional, que está ubicada en Sofía T. Santamarina 447, sin forzar las puertas ni los barrotes de los calabozos. La dependencia se encuentra frente a una de las plazas principales de la localidad, a metros de la estación de trenes de la línea Roca. Es decir que está ubicada en un lugar céntrico, que a esa hora comienza a tener movimiento por las personas que van a trabajar.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la Provincia confirmaron que, a raíz de las sospechas de complicidad policial, se ordenó el pase a disponibilidad preventivo de cuatro de los efectivos que se encontraban de guardia, uno de ellos es el imaginaria que estaba a cargo de controlar todo lo que pasaba en los calabozos. Los otros son un oficial de servicio, el jefe de turno y el ayudante de guardia.

Los prófugos fueron identificados como Darío Ezequiel Crivelli (26 años), preso por el delito de homicidio simple; Cristian Ramón Trejo (28) y Víctor Fernando Ledesma (24), estos dos últimos, detenidos por robos a mano armada.

Otro dato que sustenta la hipótesis de que los presos contaron con algún tipo de colaboración policial para poder escapar por la puerta, sin forzar las rejas de las celdas, es que a la fiscal de Esteban Echeverría que estaba de turno recién le notificaron de la fuga cinco horas después. Al cierre de esta edición buscaban intensamente a los tres presos fugados.

En suspenso
Dos años por tocar en el subte

Un hombre (Darío Sanabria) fue condenado a dos años de prisión en suspenso por un tribunal porteño por haberle tocado la cola a una mujer en el subte, hecho por el que casi lo linchan los pasajeros. Fue en enero 2015.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído