Cayó en Senillosa después de estar 14 años prófugo

Reinaldo Benito Ulloa se fugó de la cárcel de General Roca en 2002 y está acusado de matar a un menor en Cuenca XV en 2014.

Neuquén.- Se acostumbró a vivir en la clandestinidad, se relajó y fue atrapado en una isla de Senillosa. Reinaldo Benito Ulloa (50 años) se fugó en 2002 de la cárcel de Roca y está sospechado por el crimen de uno de los Champú, Jonathan Alejandro Contreras (16), por el cual fue acusado el ferretero Daniel Piñel de Cuenca XV.

Muy alejado de la urbe, los policías neuquinos lo encontraron en una isla ubicada frente a Senillosa, en Rajincó, que corresponde a la provincia de Neuquén. El hombre, quien escudaba su identidad bajo distintos apodos, tales como Calculín, Mono y Peluca, se encontraba allí trabajando como cuidador de una chacra.

Los efectivos de Seguridad Personal tuvieron que hacerse de una lancha para cruzar el río y llegar a tierra firme. Utilizaron como gancho para golpear la puerta y atraparlo la cola de pegar que le había pedido al dueño del predio a su cuidado y que había surgido tras una escucha telefónica.
No tuvo tiempo de resistirse, menos aún de darse a la fuga.

Del procedimiento, que fue resultado de una investigación llevada a cabo por Seguridad Personal, también participaron efectivos de Delitos Sexuales.

Informado de la captura, el fiscal Agustín García ordenó su traslado y detención en la Comisaría 1ª a la espera de la formulación de cargos, que se hará esta mañana.

También está sospechado de otros crímenes en el oeste, pero deberá ser sometido una rueda de reconocimiento para ver si los testigos lo identifican.

Contreras fue asesinado de un disparo en el abdomen en un tiroteo el 26 de diciembre de 2014. Por el hecho fue acusado el ferretero Piñel, quien había sufrido distintos ataques de la banda narco Los Champú.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído