La investigación se originó a raíz de una denuncia realizada tiempo atrás por la Fundación de Protección de Animales AMORA. En el procedimiento se encontraron diversos animales salvajes, que podrían ser utilizados como presa para los cazadores que allí practicaban esta actividad ilegal.

Uno de los investigadores aclaró que “el propietario del campo no contaba con la habilitación correspondiente para su tenencia y crianza”. Además se secuestró una variada cantidad de piezas embalsamadas, algunas de ellas de animales en extinción, como el ciervo de los pantanos.

En el operativo fue detenido un hombre de 42 años y se secuestraron 150 ciervos colorados, 40 ciervos dama, un ñandú, 32 piezas de taxidermia (trofeos de caza embalsamados), 12 trampas para oso o chancho jabalí, 7000 municiones de distintos calibres, trampas para chanchos salvajes, dardos tranquilizantes, binoculares, miras telescópicas, escopeta calibre 12/70 Browning, una carabina calibre 22, marca Marlin (ambas sin numeración ni documentación) y tres rifles de PCP de origen alemán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído