Crimen de Jorge Mendoza: "Nos cagó la vida a todos"

La viuda del joven fusilado pidió la pena máxima para el acusado.

NEUQUÉN

“Un pendejo de mierda vino y nos cagó la vida a mí, a mi hijo, a mi sobrina, a toda la familia”, sentenció Natalia, la esposa de Jorge Mendoza (29 años), el joven fusilado en de un tiro en la nuca en Antártida Argentina y Colón.

Por el crimen fue acusado Maximiliano Alarcón, el playero con quien habrían tenido una pelea Mendoza y sus amigos, y que está detenido con prisión preventiva.

“Todavía no creo que esté muerto, no lo acepto”, afirmó la viuda, y explicó que no puede deprimirse porque tiene un hijo de 2 años a quien debe cuidar.

“Mi hijo sigue preguntando por su papá, hay veces que se acuerda y se larga a llorar”, contó la mujer, y reveló que el 21 iba ser su aniversario de casamiento.

La joven de 19 años señaló que su sobrina de 10, quien acompañaba a su esposo al momento del hecho, “está como puede”. Precisamente fue la nena la que corrió hasta su casa a contar lo que había pasado con su tío.

Natalia, la viuda de Mendoza, señaló que su sobrina de 10 años, quien vio cómo asesinaron a su esposo, estuvo noches sin dormir y que “está como puede”.

“Ella lo único que me decía es que vio cómo lo mataron”, confirmó Natalia con dolor. “También le cagó la vida a la nena, va a vivir recordando cómo lo asesinaron”, expresó en referencia al playero.

Tras ser consultada por cómo se enteró del hecho, la viuda detalló: “Salí corriendo y lo vi tirado con un montón de gente alrededor”.

Además, confirmó que cuando lo vio a Alarcón en la sala de audiencia “te daban ganas de matarlo, pero no somos esa clase de personas”, indicó indignada.

La mujer desmintió que su marido haya estado en una golpiza que los amigos de Mendoza le dieron a Alarcón y apuntó: “Estaba conmigo, estábamos por cenar”.

En cambio, sostuvo que la pelea fue provocada por el playero, quien se habría acercado al grupo y los habría insultado.

“Él se confundió de lo dado vuelta que estaba”, concluyó la viuda y apuntó contra una supuesta adicción de Alarcón y al ambiente en el que se mueve: “¿Qué clase de persona era que consiguió tres armas en menos de una semana?”.

Natalia afirmó que lo único que quiere es que el playero reciba la pena máxima. “Nadie me va a devolver a mi marido”, expresó.

La mujer describió que pasa todos los días por la casa del acusado cuando va camino al cementerio, a visitar la tumba de su marido.

Cronología de una muerte anunciada

El hecho ocurrió el 2 de septiembre, alrededor de las 14:30, cuando Mendoza llevaba a su sobrina de 10 años a un cumpleaños, por calle Antártida Argentina casi Colón. Alarcón, el acusado por el crimen, lo interceptó a bordo de una moto blanca, discutió con él, sacó una pistola 9 milímetros y le disparó. “Una semana antes lo había amenazado”, afirmó la viuda de Mendoza, y explicó que Alarcón pensó que su marido había participado de una golpiza que él recibió. Tras el crimen, el playero estuvo prófugo durante cuatro días, hasta que decidió entregarse. El martes 7, el fiscal Maximiliano Breide Obeid le formuló cargos al acusado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Además, la jueza Carolina García le dictó cuatro meses de prisión preventiva. Los argumentos que tuvo en cuenta la jueza fueron el riesgo de fuga y la gravedad con la que fue cometido el hecho. El viernes se realizó otra audiencia, en la que un Tribunal de Impugnación ratificó la detención de Alarcón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído