El hallazgo se dio tras el aviso de dos personas que paseaban por el lugar y se encontraron con el cadáver. En búsqueda de ayuda, acudieron a un móvil de la Comisaría Vecinal 13 B, que inmediatamente solicitó una ambulancia del SAME.

De acuerdo con las primeras informaciones, el cuerpo se encontraba boca abajo y, como detalle particular, los peritos de Criminalística de la Policía de la Ciudad advirtieron que sobre la espalda del fallecido estaban su DNI y la credencial de legítimo usuario y tenencia de arma de fuego. El hecho es investigado por la fiscalía de Saavedra-Nuñez y la primera declaración de la viuda aportó datos importantes.

Un primer informe preliminar de la autopsia indica “una lesión craneoencefálica por proyectil de arma de fuego”. La mujer contó que su marido había empezado el domingo a trabajar en una empresa de seguridad privada y que a las 16 había regresado a su casa. Pero que a eso de las 18, como hacía habitualmente, había salido a “tomar aire”. Según el relato, era común que el hombre saliera a caminar o a correr, aunque el cuerpo hallado no llevaba ropa deportiva. Cuando fue consultada por el nuevo trabajo de su marido, no supo precisar ni el nombre ni la ubicación de la empresa. Tampoco pudo confirmar dónde guardaba el arma su esposo, aunque sí sabía que la tenía.

Después de finalizar las pericias, se secuestró una vaina servida calibre .9mm, que se hallaba a 30 centímetros del cadáver. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído