Una empresa textil debía depositar 1.450.000 pesos y elaboró un esquema para evitar un robo en una zona caliente del conurbano. Dos policías bonaerenses que hacían adicionales en negro salieron desde la sede de la compañía con un maletín con el dinero. Llegaron a la sucursal, donde los esperaba una empleada de la textil, con una valija similar pero vacía. La mujer y los efectivos intercambiaron los maletines, en busca de despistar. Los policías se retiraron con la valija vacía y la mujer se quedó en la fila de la sucursal, a la espera de depositar el dinero.

Pero algo salió mal: un hombre que simulaba ser un cliente aprovechó una distracción, tomó el bolso con esa suma y escapó corriendo. Cuatro policías y vigiladores custodiaban esa zona bancaria, pero nadie pudo detenerlo. En la puerta lo esperaba un cómplice, también a pie, y los dos huyeron juntos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído