Investigan las facturas truchas de Lázaro Báez

Buenos aires. Más de 5000 cheques secuestrados hace pocas semanas y que constituyen una ruta de dinero que nuclea a Lázaro Báez con el financista Ernesto Clarens, son los que se encuentra analizando el fiscal Gerardo Pollicita. La fiscalía trabaja en la reconstrucción del destino de esos fondos que se relaciona con la causa que ya fue elevada a juicio oral y donde Cristina Kirchner está acusada de ser jefa de una asociación ilícita por haber favorecido al empresario K con contratos viales “plagados de irregularidades” y con “sobreprecios del 65%”.

Gorriti SA sería el cartel utilizado por Lázaro Báez y Ernesto Clarens para simular gastos a través de una usina de facturas truchas. El 17 de octubre se ordenó al Banco Santa Cruz y al Banco Macro que entregaran una serie de cheques que vinculan a dicha empresa con el Grupo Austral, el holding que recibió 52 contratos viales por $46.000 millones desde 2004 hasta 2015. Del total de 11.000 cheques secuestrados “un muestrario de un 35% de esos cheques, la mayoría fueron a parar a cuentas de Clarens”, indicaron fuentes judiciales. Pero además, la fiscalía analiza puntualmente un universo de 5000 cheques que concentran el 80% de los fondos que se movieron en “presuntas maniobras de lavado de dinero”. Ante el faltante de un grupo de cheques, se volvió a requerir información a Macro.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído