La sargento baleada tiene un daño medular grave

La mujer policía fue atacada en el copamiento a la comisaría.

Capital federal. a sargento de la Policía bonaerense Rocío Villarreal, quien fue baleada el lunes último en la Comisaría Primera de San Justo, fue intervenida quirúrgicamente y se determinó que tiene un “daño importante” en la médula ósea, por lo que el pronóstico para la recuperación de su movilidad en las piernas “no es bueno”, según el nuevo parte médico.

De acuerdo con lo que explicó Mario Schusterhoof, el director del Centro Médico Fitz Roy de Villa Crespo, Villarreal (25) fue operada de la columna y durante la intervención se halló “un daño medular importante pero que no es total” porque no tiene una sección total afectada, “lo cual hubiese sido absolutamente imposible de solucionar”.

“Se descomprimió la médula porque el edema que tenía, la hinchazón, imposibilitaba que esa médula se repare, se limpió toda la zona por los peligros de infección y se sacaron esquirlas” del proyectil que hirió a la mujer policía, detalló. El médico agregó que las vértebras donde recibió el impacto están lesionadas “en un porcentaje importante”, pero que “sin embargo queda una parte anterior que todavía es viable y puede haber algunos nervios que puedan conservarse”, aunque aclaró que los mismos no se regeneran ni se pueden suturar.

“También está dañado el ‘envoltorio’ de la médula, la membrana, de la cual se hizo un injerto para tratar que no entre una infección ni pierda líquido cefalorraquídeo, por lo tanto se emparchó, se descomprimió y se estabilizó con dos láminas que toman algunas vértebras desde arriba y otras desde abajo para que la columna se tuerza”, precisó Schusterhoof. El médico indicó que “el pronóstico no es bueno pero tampoco cataclísmico, habiendo algunos nervios que se mantienen, tenemos alguna esperanza de rehabilitación”.

En relación con la recuperación, el director del centro asistencial dijo que el tratamiento va a comenzar el lunes próximo, “en cuanto baje la inflamación de la operación”, y que se trata de un proceso muy largo, tedioso y con mucho esfuerzo.

“Tenemos que lograr que la paciente colabore, que la familia también, lo cual está haciendo hasta ahora, y se logran éxitos, tenemos experiencia en esto, tenemos especialistas”, añadió. Luego, explicó que la familia de Villarreal “es consciente de lo que está pasando” y que la joven repite de forma permanente que exactamente en el instante en que fue baleada dejó de sentir las piernas. “Ella está bien, lúcida, me contesta todo, y diariamente está siendo atendida por psicólogos y psiquiatras, porque es muy importante tratar el síndrome postraumático”, concluyó.

La joven tiene 25 años y, según le dijo al médico, desde que recibió el impacto de bala dejó de sentir las piernas. Su estado por ahora no es irreversible.

“Durante la intervención se halló un daño medular importante pero que no es total. El pronóstico no es bueno pero tenemos alguna esperanza de rehabilitación”. Mario Schusterhoof. Director del Centro Médico Fitz Roy de Villa Crespo

Querían matar a todos los policías

La banda que el lunes intentó copar la Comisaría Primera de La Matanza estaba dispuesta a todo. Entrar a una seccional con cuatro policías en su interior es un acto que sólo se podría explicar en que los agresores eran jóvenes, nada profesionales. La novia del preso al que quisieron rescatar tiene 19 años. Otro de los cómplices, igual. Leandro Aranda, detenido por un crimen narco y el objetivo del fallido plan, 22. “Necesitamos cuatro... Y si los tenemos que matar a todos, los vamos a matar todos”, se escuchó en uno de los audios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído