Ni violada ni raptada: se enojó por el celular

Una adolescente dijo que había sido secuestrada y abusada en un departamento, pero se habría peleado con su mamá y por eso se ausentó de la casa.

El martes por la noche, un policía vio a una adolescente corriendo descalza por la calle en Güemes y Agüero, en la Ciudad de Buenos Aires. La joven, que se encontraba en estado de shock, indicó que había logrado escapar de un departamento donde había sido violada luego de que la raptaran al salir del Colegio San Miguel.

Según la denuncia presentada por la joven junto con sus padres, el secuestro se produjo el martes al mediodía, en la intersección de Charcas y Ecuador. La menor asegura que la subieron por la fuerza a un auto, la drogaron y la llevaron a un departamento donde abusaron de ella, hasta que pudo escaparse por la noche gracias a la ayuda de una vecina.

Te puede interesar...

Tras prestar declaración, la adolescente fue trasladada al hospital Alemán, donde quedó internada en observación durante toda la noche. La causa quedó caratulada como “delito contra la integridad sexual”, aunque tras los resultados de los análisis podría cambiarse y la policía investiga las cámaras de seguridad de la zona. La joven se había enojado con su mamá el día de su desaparición porque le habían sacado su celular.

Las dudas de los investigadores se basan en que el médico legista que la revisó no constató ningún signo de violación. La joven tampoco tiene heridas y en su sangre no se encontró ningún tipo de toxina. Se revisaron las cámaras de seguridad donde ella dijo haber sido subida por la fuerza a un auto, pero a la hora señalada por la estudiante no se ve ningún vehículo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído