Salvan a cinco hermanitos abandonados en un monte

Uno es un bebé de apenas 10 días. Estaban cubiertos de insectos.

Buenos aires- Cinco niños (uno de ellos, un bebé de apenas 10 días) fueron hallados abandonados, descalzos y repletos de insectos, en una casa en medio de un monte, en una zona semiselvática, en Punta Lara, partido de Ensenada. “Cuando llegamos el bebé estaba cubierto de moscas y de hormigas”, dijo Silvana Acuña, una de las tres policías que participó del operativo.

Acuña, que tiene la jerarquía de oficial subayudante, llegó a la casa situada en 11 y 140 de Punta Lara alertada por un llamado al 911 junto con el oficial principal Marilyn Campos y la oficial Yanina Amengual. Era un lugar semiabandonado. Con un balcón expuesto en altura de más de dos metros, donde estaban los menores de edad.

“Los nenes estaban sobre un balcón en una casa precaria, a medio construir, en una zona semiselvática en medio de un monte. Estaban solos en una situación crítica: sin abrigo y descalzos”, relató Acuña. De acuerdo con el relato de los menores, habían sido abandonados por sus padres varias horas antes. “Tenían hormigas y bichos en todo el cuerpo. El bebé sobre todo estaba cubierto de insectos”, dijo la suboficial.

Además del bebé de 10 días de vida había una nena de tres años, otra de seis, una de ocho y un nene de doce años. “Sólo nos dijeron que sus papás se habían ido. Nada más”, relató Acuña. “Estaban sin alimentos. Cuando les pedimos que se abrigaran no tenían ni medias ni camperas y las zapatillas estaban mojadas”, dijo la policía.

“Nosotros los llevamos a la comisaría del menor y de la familia para determinar en qué condición estaban los nenes. Los trasladamos al hospital Horacio Cestino de Ensenada”. Allí permanecían ayer los menores tras ser revisados por médicos pediatras y especialistas.

Norma Polí, de la Comisaría de la Mujer de Ensenada, informó que los padres de los menores se acercaron al hospital a la noche. “Los vecinos les comunicaron todo el operativo policial y se presentaron de forma espontánea en el Hospital”. Los padres de los pequeños son vendedores ambulantes en los trenes.

En la sede policial la mamá declaró que dejó a los niños para ir a buscar una torta y unas pizzas para festejar el cumpleaños de uno de los menores, que había sido el día anterior. “Los niños no presentan signos de violencia ni de desnutrición”, informó la titular de la comisaría de la mujer. “Sí estaban sucios, descalzos y desabrigados”, expresó la funcionaria.

10 días de vida tiene el más chiquito de los cinco

Su abuela paterna, Marcela Sáez, explicó que ella “no sabía que los chicos estaban solos” y que fue llamada para hacerse cargo de ellos, pero se le hizo difícil porque es discapacitada.

Se pusieron a jugar en el hospital

“Están solos, se van a morir, la madre los dejó, por favor hagan algo”. El llamado que recibió la policía lo había hecho la abuela de los cinco hermanos y fue lo que los salvó. El más grande, un nene de 12 años, era el que cuidaba al resto, de 3, 6 y 7 años y un bebé recién nacido de apenas 10 días de vida. ”Por suerte se están recuperando. Estaban hambrientos y con señales de haber pasado mucho frío”, dijeron los médicos que los recibieron. “Ahora los niños están jugando en la habitación, con custodia policial”, señaló el director del centro médico, Jorge Gutiérrez.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído