Se disfrazaron de médicos para dar con un asesino

Enterados de que un prófugo buscado hacía siete años iba a ir al hospital, varios policías se vistieron como doctores y lo atraparon.

Buenos aires. Un asesino que estaba prófugo cayó en el mismo lugar en el que había muerto su víctima 7 años atrás. Ocurrió cuando el delincuente fue a atenderse por una lesión en una pierna al Hospital Evita de Lanús, en Buenos Aires. Según trascendió, allí lo esperaban varios agentes de la Policía que se hicieron pasar por médicos para atraparlo.

Al parecer, los investigadores, “luego de meses de distintas tareas encubiertas”, se enteraron de que el prófugo se iba a trasladar a ese centro médico para ser atendido tras lesionarse la pierna derecha jugando al fútbol. Personal policial de civil desplegó entonces un operativo en el hospital, usando disfraces de médicos, y esperaron a que el prófugo llegara. Cuando apareció el delincuente, identificado como Leonardo “Leíto” Acosta, de 28 años, lo detuvieron sin mayores inconvenientes. De todas formas, la Policía permitió que Acosta se atendiera con médicos reales y, luego de recibir el alta, lo trasladaron a la Comisaría 5ª de Villa Diamante, con orden de un juez.

Leíto Acosta se encontraba prófugo desde el 2 de noviembre de 2011, día en que junto con un cómplice llamado Alan asesinó a Marcos Meire, un vecino de Villa Diamante al que intentaron robarle en su casa. La víctima intentó resistirse, terminó recibiendo dos disparos en el abdomen y falleció a las pocas horas en el Hospital Evita. Si bien su cómplice cayó tras el crimen, Acosta permaneció 7 años prófugo, escondido en su casa de la localidad de Santa Catalina, Lomas de Zamora.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído