Todo el dolor de un abuelo

Ahorró para volver en barco a Italia y ladrones lo dejaron sin nada.

Buenos aires. Una pareja de jubilados vivió momentos de terror y angustia cuando tres delincuentes entraron a su casa en La Plata, trepándose a un paredón lateral del frente, y les quitaron los ahorros con los que planeaban viajar “en barco a Italia” para visitar el pueblo Episcopía, en la provincia de Potenza, cerca de Calabria. El hecho ocurrió en una casa de la calle 136 entre 69 y 70, donde viven Egidio Ciancio, un ciudadano italiano de 80 años, y su esposa María Isabel Attara, de 70.

“Estuvimos ahorrando 20 años para poder cumplir este sueño y por culpa de estos ladrones, que se llevaron los 5500 dólares que guardábamos, no podremos hacerlo realidad”, lamentó Egidio. Los “primeros dólares los compré cuando valían 70 centavos”, recordó. Además de esa gruesa suma de dinero, su esposa María Isabel reveló que la banda sustrajo “cinco anillos de oro, que habíamos pensado vender para sumar más dinero para el viaje; ocho relojes, de los cuales sólo uno era de oro y plata; pulseras y un aro que parecía de oro pero era de fantasía”. A los delincuentes no les bastó eso, también se llevaron hasta una chalina: “Les dije que era mía y uno me contestó, como sobrándome, ‘ahora es mía’”, se indignó María Isabel, apuntando que hasta amagaron con robar “una gorra y un jabón de tocador”.

Egidio recordó cómo fue el momento en que se topó sorpresivamente con los ladrones. “Fue a las ocho y media de la mañana del viernes, cuando me levanté y abrí la reja que da al fondo para que nuestra perrita saliera a hacer pis”. Mientras esperaba a que Trivi -una perrita rescatada de 20 años- terminara con lo suyo, Egidio advirtió que un desconocido le ponía una pistola en la cara y lo obligaba a entrar con dos más.

“Me llevaron a nuestra pieza. Mi mujer estaba en el baño y luego nos hicieron sentar en la cama y nos taparon la cara con sábanas”, reveló. Según María Isabel, “revolvieron todo, mientras pedían plata a cada rato, hasta que encontraron los 5500 dólares”. También “nos decían que tenían el dato de que en la casa había 40.000 dólares, cantidad que jamás hubo acá”.

La banda escapó, pero el matrimonio tuvo que soportar otro disgusto: “Estuvimos más de cuatro horas encerrados con llave en el baño y recién salimos cuando nuestro yerno vino a buscar una caña porque se iba a pescar”. Por la desesperación del encierro, Egidio dio varios golpes contra una pared para que algún vecino escuchara y fuera a auxiliarlos, pero quien los escuchó supuso que eran albañiles y no les dio importancia. Por este asalto, “el primero en 60 años”, Egidio ya decidió asegurar la pared por la que treparon colocando alambre de púas.

Lamentablemente, el hombre proyecta asegurar la pared pero ya no tiene esperanzas de poder concretar su sueño de viajar al pueblo Episcopía, en la provincia de Potenza, cerca de Calabria. La idea de volver al lugar en el que nació fue el motor de todos estos años. Acompañado por su mujer, ahorró para ese viaje que ahora se vio truncado.

Les remataron la casa sin avisarles

Perder todo sin previo aviso. Eso es lo que les está por pasar a Juan Rojas y Pascuala Sánchez, de 97 y 88 años respectivamente, que viven en Llavallol, Lomas de Zamora. Su casa, en La Huella 610, fue rematada sin su conocimiento por una deuda de hace más de 30 años y ya hay un nuevo comprador. Vecinos, familiares y amigos se oponen al desalojo. Frente a esa situación, se acercaron al domicilio para impedir el primer desalojo. Si bien no hubo una presencia oficial, un cerrajero se acercó a cambiar la cerradura de la vivienda y fue echado por presión de los allegados y vecinos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído