Un piedrazo en la cabeza por estacionar mal el auto

Dejó su vehículo en un lugar para discapacitados y fue agredido.

Buenos aires. Otro caso de violencia urbana. Y otra vez por un lugar para estacionar. Emiliano Seiva dejó el auto en un lugar reservado para discapacitados en el barrio porteño de Caballito, lo llamaron para que lo corriera y, cuando bajó, primero lo insultaron, lo agredieron y finalmente le pegaron con un cascote en la cabeza, a la altura de un ojo.

Según la información oficial, al chico de 21 años, que estaba en el departamento de una joven con la que sale, le tocaron el timbre para que bajara y, cuando salió a la calle, lo agredieron. “Había dos hombres y tres mujeres, uno me dijo que me iba a matar, me tiró contra el vidrio de la puerta. Ahí fue cuando apareció un encapuchado que me dio con una piedra en la cara. Si me pegaba dos centímetros más arriba hoy me estaban velando”, relató el joven agredido. Luego, fue atendido en la Clínica Santa Isabel de Flores, donde le diagnosticaron golpes en la cabeza, espalda y ojo derecho.

En la causa por lesiones, un delito que tiene penas de entre 3 y 10 años de cárcel, interviene el Juzgado Criminal y Correccional N° 31 a cargo de Yamile Bernan.

El lugar está asignado para una mujer quien aparentemente es discapacitada. Según Seiva, sólo está operada de la rodilla y tiene un pacto con la Ciudad.

“No hay un pacto firmado, esto fue verbal entre vecinos. En ningún momento dijo que le molestaba. Era cuestión de bajar y correr el auto si lo necesitaba. Ya había pasado otras veces”, contó Seiva, y agregó: “En el edificio vive una chica con la que salgo, pero no quiero dar el nombre. Vengo algún que otro fin de semana. Este domingo había ido a merendar con ella, y como no encontraba lugar para estacionar dejé el auto ahí. Le dije al de seguridad que me avisara si veía que había un lugar”.

Respecto de la mujer que tiene asignado el lugar, en donde un cartel anuncia que el espacio está reservado para el vehículo con patente HEQ 191, aún no hizo declaraciones. Lo que se sabe es que por algún tipo de imposibilidad para movilizarse tramitó el permiso para estacionar en ese espacio. “Tiene cierta discapacidad porque la operaron de la rodilla. Le pusieron el cartel por un entongue que tiene con la Ciudad”, disparó la víctima de la agresión. Y sumó que entre los que le pegaron hay un hermano y un sobrino de la dueña del espacio.

“Había dos hombres y tres mujeres. Uno me dijo que me iba a matar, me tiró contra el vidrio de la puerta. Ahí apareció un encapuchado que me dio con una piedra en la cara”.Emiliano Seiva. Víctima de la agresión tras estacionar erróneamente

Seiva insistió en que había un acuerdo para que él pudiera estacionar en ese lugar, con el compromiso de correr el auto si lo llamaban. “Supuestamente le dijo a mi chica que no le molestaba que yo deje el auto ahí”, afirmó. “Nunca me había cruzado a los familiares ni había tenido una queja”, aseveró después, recalcando una vez más que no deseaba dejar su vehículo ahí pero ante la congestión de la zona, no le quedó remedio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído