Detuvieron al esposo y al cuñado de la enfermera asesinada

Tenían pertenencias de la víctima y los acusan de ser coautores del femicidio. Mirá el video que los complica.

El esposo y el cuñado de la enfermera Marcela Coronel, asesinada el pasado 28 de mayo en la localidad bonaerense de Longchamps, fueron detenidos en las últimas horas por personal de la Policía provincial.

Se trata de Gabriel Guevara (24 años) y su hermano Pablo Daniel (26), quienes quedaron a disposición para ser indagados por la fiscal especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial Lomas de Zamora, Marcela Juan.

Ambos fueron detenidos el sábado en sus respectivos domicilios por efectivos de la comisaría de Burzaco.

La fiscal Juan ya había imputado al marido de la víctima a partir de una serie de contradicciones en las que incurrió al brindar su primer testimonio. Mientras que las sospechas sobre su hermano surgieron principalmente de las imágenes captadas por cámaras de seguridad de la Municipalidad de Almirante Brown.

Todo había comenzado en la mañana del lunes 28 de mayo, cuando la hija de un año de la pareja fue encontrada deambulando sola por las calles de Burzaco.

Como los vecinos no la conocían, la menor fue trasladada a la Comisaría de la Mujer de Almirante Brown, donde poco después se acercó el padre, Gabriel, que declaró que se había enterado del hallazgo a través de las redes sociales y que cuando se fue a trabajar esa mañana había dejado a su hija con la madre. Agregó que se comunicó con su hermana y que ésta le manifestó que Marcela le había enviado un mensaje diciéndole que no fuera a cuidar a la niña ese día, como lo hacía habitualmente, porque ambas irían a la casa de su madre.

Tras las tareas investigativas, declaraciones de testigos, y las imágenes de las cámaras de seguridad se pudo determinar que Pablo Daniel, hermano del esposo de la víctima, fue quien abandonó a la pequeña hija del matrimonio en las inmediaciones de las calles Buenos Aires y Humberto Primo de la localidad de Burzaco.

Embed

Esto ocurrió a las 10.12 del 28 de mayo, poco antes de que la nena fuera hallada. Luego, en otra serie de imágenes captadas a las 10.40 y 10.41, se vio al mismo sospechoso con la misma nena cruzar las vías del tren Roca y caminar por una plaza de esa localidad.

Los voceros del caso, además, indicaron a la agencia Télam que el cuñado de la enfermera tenía en su poder, al ser detenido, tres teléfonos celulares, uno de los cuales pertenecía a la víctima. También tenía la tarjeta de ingreso al Hospital Italiano, donde ella trabajaba.

Debido a que el relato de Guevara no resultó creíble para los investigadores, la fiscal interviniente ordenó una inspección en la casa de la pareja ubicada en la calle Roberto Arlt al 3500 de Longchamps, donde en el interior de un galpón se encontró el cuerpo sin vida de la enfermera envuelto en una frazada.

De inmediato, se ordenó la presencia de peritos en el lugar, donde se incautó una notebook, ropa de la niña y, en el sector del baño, se halló un balde que contenía un short de fútbol con manchas de sangre que Guevara reconoció como suyas.

Además, tras la realización de la autopsia, se constató que la víctima había recibido un fuerte golpe en la cabeza efectuado con un hacha pequeña, tras lo cual el acusado reconoció poseer esa herramienta.

Posteriormente, los vecinos denunciaron que a 100 metros de la vivienda en cuestión se encontró una bolsa que contenía ropa de hombre con manchas hemáticas pertenecientes a Guevara, según se pudo comprobar luego de las pericias pertinentes.

Embed

LEÉ MÁS

La enfermera murió estrangulada según la autopsia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído